Inicio Noticias Crear videojuegos desde cero y sin experiencia
Crear videojuegos desde cero y sin experiencia
12 de septiembre de 2017, Internacional

Los videojuegos de hoy en día manejan una enorme cantidad de información para renderizar cada uno de sus fotogramas. Pero a pesar de las expectativas cada vez más altas de los usuarios, de los desarrollos más largos y los presupuestos más abultados, están saliendo cada vez más juegos al mercado. ¿Realmente es tan fácil crear videojuegos y ponerlos a la venta?

Lo cierto es que sí, por lo menos si comparamos las barreras actuales con las que se encontraban los pioneros de los ochenta, que debían programar en ensamblador y encargarse de liberar y reservar bytes de memoria concretos. Hoy en día disponemos de tres elementos que han allanado mucho el antaño tortuoso camino del desarrollo de videojuegos: los motores gráficos, las tiendas virtuales y la ayuda de la comunidad. El motor de juego: tu mejor aliado al crear videojuegos

El flujo de bits que se da en un juego actual es casi inabarcable hasta para los programadores más experimentados. Por suerte, el continuo perfeccionamiento de los motores de juego ha hecho que cada vez se encarguen de más cosas para que el desarrollador pueda despreocuparse de aspectos técnicos y dedicarse al juego en sí.

Incluso si no sabes programar, hay motores de juego que acudirán en tu ayuda. Con el lenguaje de bloques de Stencyl puedes aprender la lógica tras la programación sin picar una línea de código. Game Maker, la opción predilecta del desarrollo indie, pone a tu disposición tutoriales, scripts y un lenguaje propio simplificado para que tardes lo mínimo en poner a prueba tus ideas.

El escaparate de las tiendas virtuales

Junto a la mayor facilidad para crear videojuegos, hace una década empezaron a dar sus primeros pasos las tiendas virtuales de Sony, Nintendo y Microsoft. Éstas permitieron la publicación de títulos de menor presupuesto y repercusión que nunca hubieran visto la luz en formato físico.

El estallido del desarrollo independiente, sin embargo, se dio en la plataforma de Valve Steam, donde es posible lanzar un juego por tan sólo 100$. El crecimiento exponencial de lanzamientos deja patente la facilidad para publicar en la plataforma y empieza a preocupar a algunos usuarios que creen que Valve debería apostar más por la calidad que por la cantidad en su tienda.
Incontables herramientas al rescate

Más allá de los motores y las tiendas, existen un sinfín de páginas que pueden acudir en ayuda de los desarrolladores con menos medios. En Textures.com u OpenGameArt puedes encontrar todo tipo de material visual para tu modesto juego; Google pone a tu disposición fuentes de todo tipo; en Freesound tienes una gran biblioteca de sonidos y en SoundCloud puedes hallar música sin derechos de autor.

La comunidad dispuesta a echarte una mano es enorme. Desde los foros oficiales de C++ o cualquier motor hasta páginas como Itch.io o GameJolt para que personas jueguen y comenten lo que has creado, la comunidad videojueguil es una de las más colaborativas de la red.
Nuestra recomendación es que, si quieres crear videojuegos, empieces cuanto antes con una idea muy simple, incluso un clon de un concepto arraigado como un tres-en-raya. Hay un dicho que reza “Your first 10 games will suck”, ¡así que termínalos para dar paso a los buenos! Como has visto, hoy en día es posible aprender por tu cuenta, aunque desde VIU te proponemos un Máster en Diseño y Desarrollo de videojuegos que te catapultará al desarrollo con garantías de éxito.

Fuente: http://www.viu.es
Link: goo.gl/uP61iu