Marcas sectoriales: La importancia del trabajo asociativo en la conquista de los mercados externos

La creación de marcas sectoriales permite, por un lado, consolidar el posicionamiento de sectores productivos con tradición exportadora, que deben fortalecer su presencia en los mercados con campañas agresivas de marketing y, por otra parte, comunicarle al mundo que Chile tiene productos y servicios de calidad en sectores distintos a los que por lo general se conocen.

En ese contexto, el apoyo a la creación y posicionamiento de marcas sectoriales es una estrategia clave para la valoración de los productos del mar porque permiten cubrir dos grandes y urgentes necesidades: notoriedad y diferenciación para los sectores exportadores. Según lo manifestado por el Departamento Subdirección de Marcas Sectoriales de ProChile, "la notoriedad es la cualidad de la marca que hace que sea conocida y recordada entre el público objetivo, y se logra a través de las acciones de comunicación, que permiten configurar y fortalecer el nivel de conocimiento de la marca".

Las empresas a nivel individual, especialmente las pequeñas y medianas empresas (pymes), tienen muy pocas posibilidades de lograr notoriedad de marca, debido a que los niveles de inversión que se requieren para este propósito, son de elevadas proporciones, explicó el ente de Gobierno.

El posicionamiento de marcas genéricas sectoriales busca asociar a todas las empresas de un mismo sector bajo una "marca paraguas", promoviendo el sector y el país simultáneamente: Salmón de Chile, Vinos de Chile, Aceite de oliva de Chile, Gastronomía de Chile, Cinema Chile, ente otros.

"Con esta estrategia asociativa estamos logrando un volumen considerable de recursos públicos y privados (US$ 23 millones para tres años), para realizar campañas de posicionamiento de marcas sectoriales en los mercados externos, ejecutadas por empresas de comunicación de alto nivel, buscando siempre implementar acciones de alto impacto. ProChile se ha propuesto visibilizar nuestros sectores exportadores en los públicos objetivos relevantes para cada sector", detalló la entidad de fomento.

La diferenciación busca crear una percepción de producto por parte del consumidor que lo diferencie claramente de la competencia. "A través de la gestión de nuestras marcas sectoriales posicionamos atributos propios de nuestros sectores que permite diferenciarnos de proveedores de otros países", detalló ProChile.

En este sentido, la organización de Gobierno argumentó que en primer lugar tratan "de destacar el origen (Chile) como factor diferenciador, dado que en estudios recientes en ocho países de América y Europa se destacan como atributos chilenos la calidad, confiabilidad, y la seguridad en el uso y consumo de nuestros productos. Por otro lado, estamos realizando procesos de diseño de marca que permitan destacar atributos sectoriales que sean propios del sector y que sean valorados en los mercados de destino. Para la arquitectura y la ingeniería, la experiencia sísmica; para nuestra gastronomía, la calidad de nuestros insumos; para los proveedores de la minería: nuestra vasta tradición minera, entre otros", subrayó.

Prochile promueve la asociatividad para salir a competir al exterior porque "creemos que salir al mundo al alero de una marca que agrupa a diversas empresas de un mismo sector proyecta atributos de confianza y solidez de un país que es capaz de asociarse para lograr notoriedad, diferenciación y así competir mejor", concluyó el ente gubernamental.